Portear a un recién nacido, ¿se puede?

Cuando me preguntan esto en mis charlas o talleres sobre porteo ergonómico, mi respuesta es siempre la misma: “se debe

Portear a un recién nacido es algo que genera dudas, les vemos tan frágiles que casi da un poco de miedo cogerles en brazos, pero realmente debemos portearles.

La razón es muy sencilla, cuando nacemos lo hacemos esperando ser llevados en brazos porque es la única forma que tenemos de sobrevivir. Si nuestros padres nos abandonaran en el suelo, moriríamos. En nuestro ADN se ha grabado durante millones de años de evolución esta necesidad y vamos a necesitar millones de años más para que esa información se borre de nuestro código genético, solo hace unos cientos que vivimos en edificaciones y tenemos cunas, calefacción y carritos para la calle. El porteo ergonómico nos ayuda a satisfacer esa necesidad vital, sin interferir en la postura del porteador y respetando la del bebé.

Portear a un recién nacido nos da muchas ventajas.

Portear ergonómicamente a un bebé recién nacido es darle la oportunidad de continuar su gestación a este lado de la piel, dejar que se habitúe a su nuevo entorno de forma paulatina y sin generar en él ansiedad ni estrés por falta de contacto.

Portear ergonómicamente para una madre recién parida es darle la oportunidad de continuar gestando a su bebé, dejar que se acostumbre a su olor, a su peso, a sus demandas y a sus necesidades sin prisas, sin generar en ella estrés ni dudas por no saber si el bebé tiene cubiertas o no sus necesidades. Cuando porteas tu instinto te hace reconocer cada gesto, cada señal de tu bebé y sentir su respiración pegado a ti ya te indica si está tranquilo o se está sintiendo agitado por algo.

Portear ergonómicamente para una familia recién estrenada es darle la oportunidad de continuar sus ritmos y sus costumbres, dejar que el bebé sea parte de las rutinas y que el resto de los miembros noten el cambio como una suma y no como una interrupción de sus hábitos. Si tienes hijos mayores a los que atender, si quieres seguir paseando con tu pareja al atardecer, si tienes animales de compañía que necesitan su tiempo de ocio… si simplemente tú, madre recién estrenada, quieres seguir usando el transporte público o pasear por el monte como siempre has hecho, portear de forma ergonómica va a hacer que todo sea más sencillo.

El binomio bebé recién nacido-madre puérpera se complementa con un portabebé ergonómico, dar la bienvenida a tu bebé como merece es simple… ¡Dale la vuelta!  Y deja que todo fluya.

Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.